4 Pilares fundamentales para la transformación digital de tu Empresa

En este artículo hablaremos sobre la transformación digital de sectores tradicionales como, por ejemplo, el sector textil (entre otros). Sin embargo, también daremos las razones sobre por qué esta transición no tiene que ser una migración total desde lo offline hacia lo online, sino más bien un híbrido donde ofrezcamos al consumidor un modelo de negocio donde las ventas físicas y digitales vivan en equilibrio, complementandose una a la otra.


  1. Comercios electrónicos

Durante la pandemia, el consumo de prácticamente todas las industrias se ha desplomado, incluso en países que no tuvieron un cierre total. Si bien el comercio electrónico no está compensando todas las caídas de las ventas, si ha funcionado como salvavidas, al menos, para aquellos que ya contaban con este canal de venta online. Este canal, en un principio, “alternativo” permitió a empresas de todo el mundo seguir generando un vital flujo de caja manteniendo la existencia de muchos negocios, especialmente, pymes. Además, es necesario señalar que mientras las restricciones sanitarias han ido disminuyendo y la actividad laboral se ha ido retomando, la tendencia del consumidor es evitar espacios concurridos por miedo al contagio. Esto es lo que está sucediendo en China, donde los centros comerciales han sufrido un 74% menos de tráfico desde su reapertura. (McKinsey & Company, 2020)

Esta tendencia sugiere que un porcentaje de usuarios migrará completamente a canales digitales y no regresará a medios tradicionales de venta (al menos en el corto plazo), por lo que el medio digital seguirá ganando relevancia con el tiempo. Este cambio de comportamiento del consumidor obliga a muchas empresas a una reinvención de los modelos de negocios. Esto ocurre, por ejemplo, en el sector textil donde la transformación digital abre un abanico nuevo de posibilidades. Además, estos canales de venta digitales ofrecen una centralización del negocios y, con ello, un control más exacto sobre inventarios y ventas, haciendo más eficiente las cadenas de suministro.


  1. Marketing digital

Otro aspecto fundamental dentro de la transformación digital de las empresas es mantener una comunicación digital y directa con tus clientes y público objetivo. Esto implica mantener a la marca activa en todos los medios digitales posibles: email, redes sociales, sitio web, blog, entre otros. Según un estudio de McKinsey, los consumidores están pasando un 43% más de tiempo en redes sociales desde el comienzo de la pandemia. Por ello, tu comunicación debe ser clara, transparente y empática, caminando por una fina línea entre la comunicación activa sin intentar forzar la venta; ya que gran parte consumidores están gastando menos debido a la incertidumbre económica o mientras que otra parte de la población está pasando una situación económica desfavorable (ej. despidos masivos).

La migración hacia lo digital es tan necesaria y real que empresas como Shopify, empresa líder en desarrollo de comercios electrónicos, tuvo una revalorización de más de del 47% en el primer semestre del 2020 debido al COVID-19. Por otro lado, solo en abril, el tráfico de las principales 100 marcas de moda aumentó un 45 % en Europa; grandes cantidades teniendo en cuenta que la mayoría de empresas tuvieron que disminuir sus esfuerzos publicitarios de manera que pudieran manejar dichos grandes volúmenes de pedido con un personal en mínimos. (Betakit, 2020)

Nuestra recomendación es empezar creando una página web, algo amigable con el usuario que genere una transición simple y una compra rápida. Este sitio web funcionará como un punto de venta más, es decir, no todo acaba con “abrir la tienda”. Al igual que en locales físicos, es necesario atraer tráfico, ahí es donde entra el marketing digital, creando campañas y atrayendo al público.


  1. Experiencia del usuario (UX/UI)

Por ejemplo, comprar ropa se ha convertido con el paso de los años en toda una experiencia para el consumidor: tiendas en zonas exclusivas, música en los puntos de venta, decoración específica, ambientes perfumados, entre otros. Ya no se trata de comprar solo una prenda de vestir, se trata de resaltar tu personalidad como marca. Estos mismos valores deben migrar hacia los canales digitales, es decir, debe existir una experiencia del usuario impecable; desde el proceso inicial de búsqueda de productos dentro de tu sitio web, hasta el tiempo de entrega de los mismos. Esto implica redistribuir esfuerzos y eliminar todos los puntos de fricción dentro del proceso de compra digital. Por ejemplo, asignando personal de sus tiendas cerradas al área de servicio al cliente de su canal de venta online.


  1. Ventas offline + online 

Por último, es necesario entender que esta nueva era digital ha llegado para complementar a los canales tradicionales. Mientras los porcentajes de ventas entre offline y online se igualan con el tiempo, no hay ningún motivo para pensar que debemos prescindir de centros comerciales, cines, gimnasios, peluquerías, entre otros puntos de venta físicos. Lo que sí nos ha enseñado este 2020 es lo vulnerables que somos como especie y lo necesario que es crear un modelo híbrido entre la venta offline y online. 


 ¿Necesitas ayuda con tu marketing digital?

Contacta con nuestra agencia a través de este formulario o contacto@pra2media.com

Nuestro portafolio incluye marcas como Mercedes-Benz, Starbucks, Porsche, IKEA, entre otros.


Bibliografía

https://engagehub.com/blog/10-types-of-video-to-boost-customer-engagement

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp

Tu negocio puede crecer

En PRA2MEDIA creamos soluciones de marketing y publicidad a medida, solo necesitamos saber qué necesitas. ¿Hablamos?