3 fases para gestionar tu empresa efectivamente en tiempos de COVID-19

La situación actual, nos recuerda a una frase que dice “Tiempos difíciles crean hombres fuertes, hombres fuertes crean tiempos fáciles, tiempos fáciles crean hombres débiles, y hombres débiles crean tiempos difíciles…”, lo cual nos permite entender que realmente la vida funciona como un ciclo y, además, que este es nuestro momento de ser hombres y mujeres fuertes.

Si de algo estamos seguros es que esta pandemia nos tomó desprevenidos a todos, especialmente a aquellas empresas que no cuentan con los recursos o la infraestructura para soportar golpes de esta magnitud. No obstante, no es momento de lamentarse sino de demostrar de qué estamos hechos.

Si buscas en libros de control de crisis, te darás cuenta de que no existe un capítulo que te prepare para una pandemia global, por lo que es hora de usar nuestro instinto. Apelamos a que ante esta situación salga a deslumbrar el sentido de humanidad ya que en estos momentos necesitamos más empatía que nunca. El camino fácil para un empresario es cerrar la empresa, despedir a toda su plantilla y esperar a que la economía se reactive, pero ¿Realmente eso es lo que hace un buen CEO? ¿Querrías que alguien tomara esas medidas con tus hijos o familiares?


La humanización de las marcas

En las últimas semanas, hemos podido ver casos de CEOs y directivos liderando empresas desde un enfoque humano, sacando lo mejor de cada uno de los contribuyentes, creando un valor intrínseco de marca y de cultura corporativa. Por ejemplo, Amazon destinó 5 millones de dólares para ayudar a las pequeñas empresas cerca de su sede. Johnson & Johnson China proporcionó fondos, suministros médicos y equipos a diferentes organizaciones que trataban directamente con el virus. Coursera ofreció su catálogo de cursos online para todos los centros educativos afectados. Nestlé destinó 9,5 millones de euros a Cruz Roja Internacional. Jack Dorsey, CEO de Twitter, donará mil millones de dólares de su fortuna personal para luchas contra el coronavirus. Arturo Calle, a pesar de tener todas sus tiendas cerradas, aseguró el sueldo de todos sus colaboradores. LVMH utilizará algunas de sus plantas de perfumes y cosméticos para producir grandes cantidades de desinfectantes para manos y distribuirlos de forma gratuita. Ahora nos toca a nosotros replicar algunos de estos actos, en la escala que sea posible. (Harvard Business Review, 2020)

Ante esta situación tan circunstancial, los grandes CEOs y equipos directivos de todo el mundo han dividido esta situación en tres etapas: fase de refugio, fase de reapertura y fase post COVID-19. (Harvard Business Review, 2020)


Fase de refugio

Lo primero y más importante es garantizar la seguridad de nuestros contribuyentes, desde clientes y empleados hasta ejecutivos e inversores. Con ello nos referimos tanto a la seguridad económica como a la mental y de salud. Es por ello que debemos implementar medidas como el teletrabajo, fondos de emergencias para empleados y apoyo en todo momento.

Otra alternativa que puedes tomar es reducir el número de horas de trabajo de toda tu plantilla y reducir el sueldo de todos por igual, especialmente el de los altos directivos, para que de esta manera ninguna persona tenga que perder su empleo ante esta situación. Otra medida es la de reducir beneficios extras o bonos, ya que no es momento de buscar superar récords de ventas, sino de mantener a todos los miembros a salvo.

La transparencia es crucial en esta etapa. Por otro lado, debemos ofrecer protocolos e insumos de seguridad, sobre todo, para aquellos colaboradores que tengan contacto con el público. Una buena práctica para aumentar el compromiso corporativo es realizar sesiones semanales junto a todo el equipo en donde éstos puedan expresar sus preocupaciones. Otros ejemplos pueden ser actos tan sencillos como clases de yoga virtuales o apoyo académico para los hijos de los colaboradores. Estas acciones definitivamente pueden marcar una gran diferencia para cada familia, además, crearán una cultura corporativa que concluirá con un aumento en compromiso, eficiencia y productividad por parte de todos los miembros.


Fase de reapertura

Durante esta fase es necesario pensar cómo volver a activar el engranaje de la empresa, es decir, cómo volver lo antes posible a los niveles de productividad pre COVID-19. Lo primero es decidir qué medidas de seguridad se tomarán de cara a la reapertura de los puntos de venta. Por ejemplo, en el caso de puntos de venta físicos, el límite de personas al mismo tiempo dentro del local o la separación entre las mesas. 

Otra de las medidas que se pueden tomar es la de utilizar preventas con descuentos, como en el sector de servicios o turismo. De esta manera, empresas podrán seguir generando flujo de caja y re-contratar previos empleados (en caso de que hayan sido despedidos) y brindar apoyo para todos ya que el síndrome del sobreviviente puede causar estragos en la salud mental de los que quedan. Por último, recomendamos celebrar los pequeños logros. Cada detalle es importante y como responsable o directivo de tu empresa, hoy más que nunca tú trabajas para tus empleados; no a la inversa.


Fase post COVID-19

Una vez la crisis ha pasado, aún quedan las consecuencias ya que este virus dejará un mundo diferente al que conocimos. Aprovecha esta situación para replantear tu modelo de negocio, explora otras opciones de productos o canales de venta online. El crecimiento en el comercio electrónico ha aumentado más de 300% en Latinoamérica durante el confinamiento (Kantar, 2020), lo que se traduce en un adelanto de dos a tres años para este mercado. (Harvard Business Review, 2020)

Mantén cerca a todos los colaboradores que perdiste de manera que al llegar el momento los puedas reintegrar a tu plantilla. Por otro lado, procura entender y transmitir el propósito de la empresa de manera que tanto consumidores como colaboradores se sientan identificados. Durante esta situación, no se trata de ser el más efectivo, sino de ser el más humano. No es casualidad que los países que han manejado esta crisis de la mejor manera (Alemania, Taiwán, Nueva Zelanda, Islandia, Finlandia, Noruega y Dinamarca) han establecido políticas con una perspectiva más humana y, además, son liderados por mujeres.


¿Necesitas ayuda con tu marketing digital?

Contacta con nuestra agencia a través de este formulario o contacto@pra2media.com

Nuestro portafolio incluye marcas como Mercedes-Benz, Starbucks, Porsche, IKEA, entre otros.


Bibliografía

https://hbr.org/2020/05/lead-your-team-into-a-post-pandemic-world

https://hbr.org/2020/03/a-time-to-lead-with-purpose-and-humanity

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp

Tu negocio puede crecer

En PRA2MEDIA creamos soluciones de marketing y publicidad a medida, solo necesitamos saber qué necesitas. ¿Hablamos?